Una auténtica maravilla.

Un sitio con un encanto especial. Ambiente muy agradable y una cocina que mezcla platos tradicionales con especialidades medievales y setas de temporada. Todo riquísimo!! El trato es espectacular, explicando cada uno de los platos, su origen histórico e incluso haciendo un pequeño numerito final para los más pequeños. En definitiva, un SORPRESÓN!!!