Acudimos ayer domingo a comer aquí y desde luego no pudimos acertar mas. Comenzando por los camareros que son muy agradables y te explican toda la historia de los montaditos medievales con mucho salero, no te puedes ir de este restaurante sin pedir alguno de ellos porque desde luego que por 4.50€ valen la pena.

Además, están especializados en diversos tipos de setas, y en guisos de carne que son una delicia, se nota que todo es casero.

Eso sí, ves con la idea de que te va a tocar esperar mucho, porque entre un plato y otro pasa bastante tiempo, y para que te traigan la cuenta mejor ni hablamos y eso que te cobran 0.90€ por servicio de mesa … Al final tuvimos que bajar nosotros a por ella.

Por lo demás todo perfecto, dos montaditos medievales + Ragú de ciervo + 2 aguas + postre = 32€

Repetiremos.